Moto Club
  Alessandria  
Italia
 
 
Madonnina dei Centauri
HOME
                 
Internazionali
 
HOME

.
RADUNO
.
HISTOIRE
Raduno
Alessandria
S. Baudolino
La Virgen
Foto Virgen
Santuario
Marengo
.
.
.
sezioni
estere



MINIHISTORIA DEL NACIMIENTO DE LA CIUDAD
DE ALESSANDRIA

La ciudad de Alessandria debe su origen a la comunion de algunas comunidades pacíficas de la zona que se juntaban para protegerse mejor de las incursiones y de los atropellos del Marqués de Monferrato Guglielmo el Viejo que, aunque no fuera el Dueño del agro, quería alcanzar la supremacía absoluta con la fuerza.
El lugar escogido fue Rovereto, previamente fortificado en parte, colocado entre la confluencia de los ríos Tanaro y Bormida, y todos los que pretendían mantener su propia libertad e independencia, se trasladaron allí abandonando sus viviendas.
Fueron promulgadas algunas leyes que regularan, de forma unívoca, una comunidad heterogénea compuesta por gente con experiencias y pensamientos diferentes y, para conservar y guardar las tradiciones de cada grupo individual, la ciudad fue dividida en barrios.
El deseo común de las personas que se habían asentado en el nuevo centro, era la independencia; su ideal no era defenderse, sino llegar a un acuerdo honrado de manera que pudieran vivir en libertad y en paz con sus vecinos.
Un documento que llevaba la fecha del 3 de Mayo de 1168 identifica la existencia ofical de la nueva ciudad de Alessandria en el congreso de Lodi con el apoyo de la Liga Lombarda.
En nombre Alessandria fue escogido en honor al Papa Alejandro III que hasta la primera Constitución de la ciudad la había reconocido y defendido políticamente con respecto al mismo Emperador.
Está visto que no fue tan simple obtener la libertad tan anhelada, Guglielmo El Viejo, deseoso de revancha, presionó al Emperador para que la ciudad fuera destruida y los ciudadanos separados volvieran a sus barrios de origen.
En el Otoño de 1174 el Emperador Federico I, el Barbarossa, que ya había sumetido otras ciudades importantes del actual Piemonte como Turín y Asti, asedió con el apoyo del Marqués de Monferrato, la ciudad de Alessandria.
Los “alessandrinos” lucharon con honor, y no sólo los hombres, sino también las mujeres que defendieron la ciudad con todos los medios y todos los estratagemas.
Hay muchas leyendas sobre el asedio de Alessandria.
Quizás la más famosa sea la de Gugliaudo, un hombre del pueblo que empujó su vaca embutida de trigo en el campo enemigo, de manera que Barbarossa creyera que la ciudad no podecía hambre y no sufría por falta de víveres, aunque hubiesen pasado algunos meses bajo asedio.
Los habitantes de Alessandria, después de varios meses de pribaciones, y batallas, se salvaron con la suya y, en el mes del Abril del año 1175, las tropas enemigas, desanimadas antes tanta resistencia, libraron el sitio.
El emperador Federico I, que consideraba a los habitantes de Alessandria unos rebeldes, puesto que habían costituido un nuevo centro habitado sin su consentimiento, en el momento de la reconciliación había impuesto al la ciudad el nombre de Cesarea, pero los habitantes y las comunidades cercanas nunca quesieron utilizar aquel nombre y con el pasar de los años predominó el nombre de Alessandria hasta llegar a consolidarse.